A esta abuelita se le safa el arnés que lo sujetaba al paracaidista que la acompañaba en el salto. Afortunadamente el puede sujetarla bien para después ya bien agarrada abriera el paracaídas y aguantar el tirón que este provoca.

Sin duda se salvo de milagro.

Category:

Accidentes

Tags: