Esta joven japonesa, se considera la fanática número uno de Harry Potter, y en un programa de television le dieron el sombrero que supuestamente tiene más de diez siglos de antigüedad, que perteneció a Godric Gryffindor y el cual le cumpliría un deseo.